viernes, 26 de octubre de 2007

Canto fúnebre a la muerte de Joaquín Pasos / Carlos Martínez Rivas

I

Con el redoble de un tambor
en el centro de una pequeña Plaza de Armas,
como si de los funerales de un Héroe se tratara;
así querría comenzar. Y lo mismo
que es ley en el Rito de la Muerte,
de su muerte olvidarme y a su vida,
y a la de los otros héroes apagados
que igual que él ardieron aquí abajo, volverme.

Porque son muchos los poetas jóvenes que antaño han muerto.

A través de los siglos se saludan y oímos
encenderse sus voces como gallos remotos
que desde el fondo de la noche se llaman y responden.

Poco sabemos de ellos: que fueron jóvenes y hollaron
con sus pies esta tierra. Que supieron tocar algún instrumento.

Que sintieron sobre sus cabezas el aire del mar
y contemplaron las colinas. Que amaron a una muchacha
y a este amor se aferraron al extremo de olvidarse de ellas.
Que todo esto lo escribían hasta bien tarde, corrigiendo mucho,
pero un día murieron. Y ya sus voces se encienden en la noche.

II

Sin embargo nosotros, Joaquín, sabemos
tanto de ti. Sé tanto… Retrocedo
hasta el día aquel en brazos de tu aya
en que, de pronto, te diste cuenta de que existías.

Y ante ese percatarte fuiste y fueron tus ojos
y el ver más puro fue que hasta entonces sobre
los seres se posara.
No obstante, los mirabas
sólo con una boba pupila sin destino,
sin retenerlos para el amor o el odio.
(Aún tus mismas manitas sabían ser más hábiles
en eso de coger un objeto y no soltarlo).
Una mañana te llevaron a una peluquería, en donde
te sentaron muy serio, y todo el tiempo
te portaste como un caballerito
y bromearon contigo los clientes. Todo esto
mientras te cortaban los bucles y te hacían
parecer tan distinto.
A la calle saliste después.
A la otra calle y a la otra edad, en la que se le pintan
bigotes a la Gioconda de Leonardo
y se es greñudo y cruel..
Mas luminosa irrumpe pronto la juventud.

Después, todos sabemos lo demás: el impuesto
que las cosas te cobraban. El fluir de los seres
que a tu encuentro acudían por turno, cada uno
con su pregunta
a la que tú debías responder con un nombre
claro, que en sus oídos resonara distinto
entre todos los otros, y poder ser sí mismos;
como sabemos que a Iaokanann llegaban
los hombres más oscuros, a recibir un nombre
con el que desde entonces
pudieran ser llamados por Dios en el desierto.

Y ése fue en adelante tu destino.

Por el que no podrías
ya nunca más mirar libremente la tierra.
Un mal negocio, Joaquín.

Por él supiste
que ante todas las cosas en que te detuvieras
el tiempo mandado, temblarías.

Que bastaba mirarlas
con los ojos que se te dieron un tiempo decoroso
para que se tornaran atroces:
el fulgor de un limón.
El peso sordo de una manzana.
El rostro pensativo del hombre.
Los dos senos jadeantes, pálidos, respirando
debajo de la blusa de una muchacha que ha corrido;
la mano que alcanza. Hasta las mismas palabras…

Todo había una esencia dentro de sí.

Un sentido
sentado en su centro, inmóvil, repitiéndose
sin menguar ni crecer,
siempre lleno de sí, como un número.

Y esa lista de nombres y esa suma total tú la tendrías
que hacer para el día de la ira o el premio.
Y al hacerla, pasar tú a ser ella misma.
Porque también te dieron a ti un nombre. Para
que de todo esto lo llenaras como un vaso precioso.
Que de tal modo dentro de ti lo incluyeras
-las noches estrelladas, las flores,
los tejados de las aldeas vistos desde el camino-
que al nombarlo te nombraras
tú: suma total de cuanto vieras.

Y para todo esto sólo se te dieron palabras,
verbos y algunas vagas reglas. Nada tangible.
Ni un solo utensilio de esos que el refriegue
ha vuelto tan lustrosos. Por eso pienso que
quizá -como a mí a veces- te hubiese gustado más pintar.

Los pintores al menos tienen cosas. Pinceles
que limpian todos los días y que guardan en jarros
de loza y barro que ellos compran.
Cacharros muy pintados y de todas las formas
que ideó para su propio consuelo el hombre simple.
O ser de aquellos otros que tallan la madera;
los que en un mueble esculpen una ninfa que danza
y cuya veste el aire realmente agita.

Pero es cierto que nunca
rigió el hombre su propio destino. Y a la dura
tarea mandada te entregaste del modo
más honorable que he conocido. Eso sí,
tú sabías bien en qué te habías metido.

A los obreros viste cuando van a la tienda. Observaste
cómo examinan ellos las herramientas y palpan el filo
y entre todos eligen una, la única: la esposa
para el alto lecho de los andamios.

De este modo elegías tú el adjetivo
debido, la palabra, y el verso cuyos rítmicos
pasos como los de un enemigo acechabas.
Hacer un poema era planear un crimen perfecto.
Era urdir una mentira sin mácula
hecha verdad a fuerza de pureza.

III

Pero ahora te has muerto. Y el chorro de la gracia contigo.

Mas dicho está, que nunca permitió Dios que aquello
que entre los mortales noblemente ardiera
se perdiese. De esto vive nuestra esperanza.

Difícil es y duro el luchar contra el Olimpo
acuoso de las ranas. Desde muy niños son
entrenados con gran maestría para el ejercicio de la Nada.

Mucho hay que afanarse porque lo otro
sea advertido. Y aun así, pocos son
los que entre el humo y la burla lo reconocen.

Pero, con todo, perseveramos, Joaquinillo. Descuida.

Redoblaremos nuestro rencor ritual, el de la cítara.
Nuestro alegre odio a saltitos.
La nuestra víbora de los gorgeos.
Y el Amor ganará.
Tú deja que tu sueño mane tranquilo.

Y si es que a algo has hecho traición muriendo,
allá tú.
No seré yo quien vaya a juzgarte. Yo, que tantas
veces he traicionado.
Por eso
no levanto mi voz tampoco contra la Muerte.
La pobre, como siempre, asustada de su propio poder
y de tantos ayes en torno al muerto, enrojece.

Tu muerte solamente tú te la sabes.

No atañe a los vivos su enigma, sino el de la vida.
Mientras vivamos sea ella olvidada como si eternos [fuéramos,
y esforcémonos.]
Tú, desde el Orco, gallo, despiértanos.

IV

Y a igual manera que las abejas de Tebas
-conforme el viejo Eliano cuenta- iban
a libar miel en labios del joven Píndaro;
llegue este canto hasta la pálida cabeza.
En tu pecho se pose y tu pico su pico hiera
sorbiendo fuego. En torno de tu frente aletee
tejiendo sobre ella una invisible corona.

Sus alas bata con más fuerza y hiendan
un espacio más alto sus noble giros.
El esfuerzo repita. Y otra vez. Y otra… Y su vuelo
por el cielo se extienda en anchos círculos.

Madrid, febrero de 1947

22 comentarios:

Anónimo dijo...

http://www.purchaselevitranorx.com/#6dulcejueves.blogspot.com - buy viagra [url=http://www.purchaselevitranorx.com/#4dulcejueves.blogspot.com]levitra[/url] levitra
levitra

Anónimo dijo...

http://www.viagranorxpharmacy.com/#www.blogger.com - viagra [url=http://www.viagranorxpharmacy.com/#www.blogger.com]viagra pharmacy[/url]
viagra no rx

Anónimo dijo...

http://site.ru - [url=http://site.ru]site[/url] site
site

Anónimo dijo...

http://site.ru - [url=http://site.ru]site[/url] site
site

Anónimo dijo...

http://site.ru - [url=http://site.ru]site[/url] site
site

Anónimo dijo...

woodworking projects , http://woodworkingplans1.com/#Dioneellinc ted woodworking

Anónimo dijo...

диеты для похудения , http://www.best-dieta-2013.ru/#ShousDesDuh диеты эффективные

Anónimo dijo...

диеты похудения , http://www.best-dieta-2013.ru/#ShousDesDuh диеты похудения

Anónimo dijo...

диеты для похудения , http://www.best-dieta-2013.ru/#ShousDesDuh диеты для похудения

Anónimo dijo...

Hi, buy klonopin without prescription - order clonazepam online http://www.bestpriceklonopin.com/, [url=http://www.bestpriceklonopin.com/]clonazepam no prescription [/url]

Anónimo dijo...

Li, neurontin sale - gabapentin online http://www.neurontinonlineprice.net/, [url=http://www.neurontinonlineprice.net/]cheap neurontin[/url]

Anónimo dijo...

Li, Generic Provigil - order provigil no prescription http://www.provigilbenefitsonline.net/, [url=http://www.provigilbenefitsonline.net/]Cheap Modafinil[/url]

Anónimo dijo...

Hi, phentermine 37.5 - order phentermine 37.5 no prescription http://www.et2trailer.com/, [url=http://www.et2trailer.com/]phentermine online pharmacy[/url]

Anónimo dijo...

4, Terbinafine Generic - terbinafine no prescription http://www.lamisilfast24.net/, [url=http://www.lamisilfast24.net/] Terbinafine Generic[/url]

Anónimo dijo...

4, Maxalt For Sale - generic maxalt online http://www.maxaltrxonline.net/, [url=http://www.maxaltrxonline.net/]Buy Rizatriptan [/url]

Anónimo dijo...

4, [url=http://www.benefitsofisotretinoin.net/]cheap accutane no prescription [/url] - buy isotretinoin online no prescription - isotretinoin for sale http://www.benefitsofisotretinoin.net/.

Anónimo dijo...

2, [url=http://www.sheddesignhub.com/] Buy Sumatriptan [/url] - Buy Sumatriptan - buy generic imitrex online http://www.sheddesignhub.com/ .

Anónimo dijo...

5, [url=http://www.cheapzoloftrx.net/] Zoloft Cost[/url] - Sertraline Price - sertraline without prescription http://www.cheapzoloftrx.net/ .

Anónimo dijo...

12, [url=http://www.isotretinoinrxonline.com/]purchase accutane online [/url] - isotretinoin online pharmacy - isotretinoin pills http://www.isotretinoinrxonline.com/.

Anónimo dijo...

12, [url=http://gtboy.com/]Doxycycline Malaria[/url] - Discount Doxycycline - purchase doxycycline online http://gtboy.com/ .

Anónimo dijo...

To demonstrate just how debt can mount up and turn unmanageable, here?s a simple example:! Nowadays there are dog tickets available in several different materials, sometimes gold. The following speeds up the full procedure although giving a wonderful opportunity to people having a bad credit score score to boost their credit history. instant payday loans uk This doesn't happen whenever loan papers are authored.

Anónimo dijo...

Competition is ferocious, allowing the actual his/her and see if the which enables it to have the money in your account by itself to use it. Mortgage loans useful for improving a house are called do it yourself loans and also home improvement house loans! First you will likely need to start a system: Figure out what and who exactly you borrowed from. same day loans These upgrades may increase the value of the home.