viernes, 15 de agosto de 2008

Tres poemas tres de Anabel Torres

Medias nonas

Este título no ha tenido mucha acogida.
Después de un sondeo de opinión
he constatado que lo entienden con más facilidad
las mujeres
siempre y cuando no sean demasiado ricas o modernas.

Existe la esperanza en el fondo de cada mujer
de que a una media nona
le puede aparecer en cualquier momento la compañera,
pero la vida también nos ha demostrado
que ello es poco probable.

Las medias nonas gozan de gran popularidad entre las mujeres
sobre todo para las cosas que hacemos sin los hombres,
cuando ellos se van a estudiar o a la oficina.
Sirven para introducir la mano y sacudir el polvo,
esparcir cera, brillar muebles, guardar sueños, hacer traperos.
Sirven para lustrar zapatos, limpiar barbillas de bebé,
ocultar joyas o cartas de amor.
Sirven para recoger y donar a las monjas
que hacían y todavía puede que hagan preciosidades con ellas.
También para llevar cubiertos a un paseo de olla
o huevos duros.

Los únicos dos usos públicos que se conocen
de las medias sueltas
han sido registrados en su mayoría por hombres. Más espectaculares,
están documentados en cine, en videos y en la televisión:
llenas de arena o piedrecillas
son una cachiporra mortífera.
De nylon, sirven para atracar bancos y no ser reconocido.

Las medias nonas son misteriosas, útiles, versátiles,
de colores vistosos o suaves.
casi siempre son las más nuevas, las más bonitas,
las más finas, las más abrigadas,
las traídas de Escocia o Noruega,
las irremplazables.

Les dedico, pues, este libro
a mis amigas mujeres,
muchas de las cuales – yo incluída –
cada vez más tenemos menos miedo
de quedarnos sin pareja
con la confianza de que mis amigos hombres
se harán, con el correr del tiempo,
tan aficionados a las medias nonas como nosotras.

La caja negra

Cuando me estrelle contra el cerro
esto dirá
mi caja negra cuando la desmonten,
éste era el comando que la guiaba:
no rendirse. No rendirse.
No rendirse.

Seré entonces
una muertica más
partiendo a su penúltima morada,
a habitar el vestíbulo
sombreado de los helechos
y las solariegas puertas
del corazón de sus hijos.

Pero, caballeros,
yo no haré la mudanza
con la gracia y donaire requeridos
de una auténtica dama.

No pienso replegarme calladita en mi fotografía.
Aquí fuera
dejaré mi risa,
mi hula hula, mis libros y batallas preferidas,
mi música y mi dicha de bailar.

No renunciaré a esta calle.


Mi dueño

Mi dueño me ha dado avena,
avena recién girada,
caña de azúcar
picada.

Mi dueño me ha liberado
sobre sus verdes praderas,
el olor de la hierba recién cortada
más dulce aún, si cabe.

Saciada de placer
me han soltado a pastar.


Anabel Torres

10 comentarios:

Anónimo dijo...

GASSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

Anónimo dijo...

Esta muy aburridos estos 3 poesías per yo se q ella lo hizo con un gran amor y una gran inspiración detrás de esas letras debe de existir una gran historia por eso valoró su trabajo

maria camila ospina sierra dijo...

qqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqqq q es esto

CANTICO PRIMAVERAL dijo...

En verdad no se a que le apunta.

Alvaro Noreña Jimenez dijo...

Una excelente poeta. Premio Nacional U de A. Felicitaciones por tu selección. Todo es cuestión de gustos. Y la carencia de gusto es imperdonable.

Anónimo dijo...

kjhggffghjk

V. Vallejo dijo...

Siempre Anabel, la sensibilidad, juego de imágenes, y ese toque tan suyo.
Me llegan más sus primeros poemas, ¡increibles!

Nota: poesía es el arte, el género, cada obra es un poema.

PIPI LOCO dijo...

Me Mide 23

Fannito dijo...

He leido con detenimiento tu poesia y no estoy de acuerdo con los comentarios negativos de algunos. Hay que sentir las palabras hasta su ultima letra y descubrir los mensajes, metaforas o recuerdos que ellas encierran. No todo tiene que ser ni tan moderno como mucha de la poesia de estos dias, ni tan romantica como la de nuestros ancestros. Hay que respetar a todo aquel que escribe y opinar pero solo despues de leer a profundidad, como lo digo arriba.

Mis respetos, a mi me gustaron, porque algunos de mis poemas tienen tambien dejes de humor o ironia y seguro a muchos pareceran baladies, pero los escribimos porque tuvimos un encuentro con nuestras emociones, con la realidad o con la ficcion que a veces reemplaza nuestros deseos.

Te deseo muchisima suerte y me gustaria leer mas de ti.

Disculpa la falta de signos pero es problema de mi ordenador, no son faciles de localizar

Fannito dijo...

Para Esteban:
Lei tu curriculum y me alegran todas esas experiencias, tus logros y premios obtenidos. Admiro a los verdaderos escritores y en vista de que no te he leido, por falta de tiempo, tratare de hacerlo muy pronto. Asumo que tienes el dominio de este Blog por lo que me sorprende que hayas dejado ese mini comentario que estaba en ultimo lugar antes de publicar el mio. Asi como es de insignifante en su expresion, es inmensamente estupido y fuera de lugar. Deberias borrarlo si te fuera posible para que no desacredite tu pagina, de la cual omiti decirte que me gusto su presentacion.

Para Anabel:
Omiti decirte que en el poema Mi dueño, senti de inmediato musica y vida. Si fuera compositora trataria de volverlo cancion. !Felicidades!